Protección contra mosquitos

Mosquitos: Todos somos “atractivos”

Todos atraemos a los mosquitos. El olor de nuestra piel y el dióxido de carbono en nuestro aliento les ayuda a encontrarnos. Cuando sudamos somos aún más impotentes contra las hembras de mosquito, las cuales nos sacan sangre para alimentar a su descendencia. Microorganismos crean nuestro olor de piel y ejercen cierta influencia sobre nuestra atractividad específica. A estos factores se suma nuestra vulnerabilidad debida a otros parámetros como la temperatura de nuestro cuerpo, algunos perfumes así como la ropa oscura. También hay fuentes luminosas que atraen a los mosquitos. 
Algunos de nosotros son tan terriblemente atractivos para los insectos que las molestias por las picaduras se pueden volver casi insoportables. Cuando vamos a zonas en las que los mosquitos están infectados con diferentes virus (Dengue, Nilo Occidental, Chinkungunya) y parásitos (Malaria), la plaga se convierte en un peligro mortal.

 
Información sobre el agresor

Protección: Información sobre el agresor

La información sobre las especies y sus costumbres es esencial en áreas de alto riesgo. En Latinoamérica y Asia, el mosquito del Dengue (Aedes agypti) pica durante el día cuando la protección por redes está más limitada. En otros lugares el mundo hay especies que pican por la noche, como los mosquitos de la Malaria (Anopheles) en África y la región del Amazonas, o los mosquitos del virus del Nilo Occidental (Culex species) en Norteamérica. Las aguas estancadas forman el hábitat de las larvas de mosquito y fomentan su reproducción. El cuidado inteligente de fuentes de agua, como son piscinas, pozos y abrevaderos, puede salvar vidas.
 
La protección es esencial

Mosquitos: La protección es esencial

Algunas veces, cuando salimos a la naturaleza, no tenemos otro remedio que el de aplicar a nuestra piel un repelente de insectos para protegernos contra las picaduras de los mosquitos. Los repelentes de efecto aéreo, como los productos que se fijan mediante un clip, están bastante limitados respecto a su efectividad, ya que incluso una suave brisa de aire nos puede privar de su protección dado que el viento se lleva consigo los insecticidas o repelentes. En el apartado de aplicación y uso seguro de repelentes podrá encontrar valiosas recomendaciones respecto al uso y aplicación segura de repelentes para la piel.
 
Protección con IR3535®

Protección con IR3535®

La naturaleza, el sol y una suave brisa nos producen puro placer. Esta alegría puede verse mermada por pegajosos y aceitosos repelentes en nuestra piel. Los repelentes de insecto IR3535® son conocidos por su suavidad en la piel. Esta es sólo una de las numerosas propiedades positivas que hacen destacar este repelente. Aunque IR3535® demuestre la misma eficacia que DEET y aunque esté comprobada su excelente capacidad protectora contra los mosquitos, esta substancia no resulta ofensiva ni para las personas ni para los propios insectos. Contrariamente a esto, los repelentes como DEET tienen un efecto tóxico en los insectos (Licciardi, 2006). En general, IR3535® presenta un mejor perfil de seguridad, tanto para los insectos como para las personas (Puccetti G, 2006).

IR3535® contra los mosquitos: Cómo funcionas